FORJANDO LA MEJOR PRACTICA DE LA  AGRIMENSURA PARA UN MEJOR PUERTO RICO
ASOCIACIÓN DE AGRIMENSORES de Puerto Rico
H i s t o r i a   d e   l a   A g r i m e n s u r a   e n   P u e r t o   R i c o   La Agrimensura   es   una   de   las   profesiones   de   todos   los   tiempos.      Su   historia   resulta   ser   tan   antigua   que   se   puede   encontrar   evidencia   de   su ejecución   en   escritos   del   Antiguo   Egipto   y   la   Santa      Biblia.      Los      egipcios      que      estaban      a      merced   de   las   crecidas   del   río   Nilo,   necesitaban   un sistema   para   identificar   los   linderos   que   las   inundaciones   borraban   frecuentemente.   Esto,   junto   al   surgimiento   de   la   propiedad   privada   dio   pie   a   la necesidad de medir, dando paso así a los primeros agrimensores de nuestro mundo.   La   sociedad   griega   realizó   aportes   incalculables   a   la   profesión   de   la Agrimensura   al   incorporar   las   matemáticas   clásicas   y   crear   instrumentos de   mensura.   De   aquí   surge   el   nacimiento   de   la   Dioptra   y   el   Astrolabio   de   Hiparco.   Los   teoremas   desarrollados   por   Pitágoras   y   Euclides   fueron cimientos   para   nuestra   profesión.   Más   adelante,   el   Imperio   Romano,   bautizó   esta   profesión   con   el   nombre   que   aun   conocemos   en   esta   época moderna:   “AGRIMENSURA”,   y   creó   una   gama   de   instrumentos   múltiples   que   fueron   aplicados   en   la   construcción   de   carreteras,   obras   públicas   y acueductos. Queda demostrado que la Agrimensura fue pieza clave en el éxito del Imperio Romano.   En   Puerto   Rico,   aunque   muchas   obras   construidas   durante   la   época   del   Imperio   Español   requirieron   la   intervención   de   la   agrimensura,   fue   en el   1846   cuando   comienza   la   etapa   como   una   profesión   definida   a   nivel   local.   El   1ro   de   enero   de   1846   el   Conde   de   Mirasol,   Gobernador   y   Capitán General   de   Puerto   Rico   aprobó   el   “Reglamento   para   el   Cuerpo   de   Agrimensores”,   regulando   su   práctica,   incluyendo   la   revalidación   en   cuanto   a idoneidad   y   cobro   de   honorarios.   Constituye   este   evento   el   inicio   de   la   práctica   de   la   agrimensura   como   profesión   reglamentada   en   Puerto   Rico. Con   esta   reglamentación,   se   creó   el   Cuerpo   de   Agrimensores,   con   semejanza   jurídica   a   un   colegio   profesional   y   una   junta   examinadora.   Fue establecido que, para poder tomar la reválida de agrimensura, cada candidato debía tener dos años de adiestramiento con un agrimensor diestro.   La   profesión   de   la Agrimensura   había   seguido   el   mismo   curso   hasta   febrero   de   1900,   cuando,   luego   de   la   invasión   norteamericana   en   Puerto Rico,   una   orden   del   nuevo   gobierno   militar   declaró   libre   el   ejercicio   de   todas   las   profesiones,   aun   sin   contar   con   la   capacidad   para   ejercer   la   misma. Esta disposición resultó en menoscabo de la calidad de los servicios de Agrimensura que se ofrecían al pueblo de Puerto Rico.   En   el   1927,   con   el   aval   del   gobernador   Horace   Mann   Towner,   la   Legislatura   de   Puerto   Rico   promulgó   la   reglamentación   de   las   profesiones   de la Agrimensura, Arquitectura   e   Ingeniería   bajo   la   Ley   31.   La   legislación   subsiguiente,   creó   el   Colegio   de   Ingenieros, Arquitectos   y Agrimensores   en el   1938.   Nuestro   Colegio   cobró   vida   jurídica   en   el   año   1954   mediante   la   ley   número   27   y   al   amparo   de   esa   ley,   mediante   reglamentación institucional, se creó el Instituto de Agrimensores en el año 1972.   En   el   año   1980,   mediante   la   ley   número   12   se   constituyó   el   Colegio   de   Ingenieros   y   Agrimensores   de   Puerto   Rico,   avalándose   mediante derecho legislativo, el Instituto de Agrimensores como organismo institucional.   La   década   de   los   80   fue   un   periodo   de   cambios   y   evolución   para   la   profesión   de   la   Agrimensura   en   Puerto   Rico.   Nuestros   líderes agrimensores   tenían   ante   sí   un   gran   reto,   en   momentos   donde   otros   profesionales   se   resistían   al   cambio   de   paradigma   que   había   surgido   luego   del acrecentamiento   en   la   preparación   académica   del   Agrimensor,   pues   se   había   establecido   en   Puerto   Rico   el   primer   bachillerato   en   Agrimensura   en lo que hoy es la Universidad Politécnica de Puerto Rico.   En   las   memorias   de   la   cumbre   de   presidentes   del   Instituto   de   Agrimensores,   celebrada   en   el   2007,   y   de   las   mismas   palabras   del   Lcdo.   y Agrimensor   Faustino   Peña,   “para   el   1980,   yo   me   dedicaba   a   estudiar   leyes   y   aquel   estudiante   de   leyes   pues   como   agrimensor,   se   metió   aquí   en   el Colegio   de   Ingenieros   y   Agrimensores…   yo   veía   ingenieros   industriales   firmaban   planos,   ingenieros   químicos   firmaban   planos   de   agrimensura.   Y eso   fue   un   choque…   Se   llevó   el   primer   pleito   contra   el   Colegio   de Arquitectos   y   el   Colegio   de   Ingenieros   donde   se   requería,   donde   se   reclamaban los   derechos   de   los   agrimensores   para   que   se   deslindara   las   funciones   de   los   ingenieros   y   las   funciones   de   los   agrimensores.   Esa   fue   una   lucha, que fue ardua.”   El   11   de   junio   de   1984,   Guillerno Arbona   Lago,   juez   superior,   resolvió   que   bajo   el   ordenamiento   jurídico   vigente,   los   ingenieros   podían   realizar y   certificar   trabajos   de   agrimensura   sin   que   para   ello   estuviesen   obligados   a   tomar   el   examen   conducente   a   una   licencia   de   agrimensor,   basando   su decisión   en   su   convencimiento   en   que   la   intensión   del   legislador   estaba   dirigida   a   permitir   el   libre   ejercicio   de   la   ingeniería   y   arquitectura   sin restricciones   aun   en   aquellos   casos   en   que   el   profesional   no   tuviera   experiencia   en   la   práctica   de   su   profesión.   Según   el   juez   superior,   era   evidente el   deseo   del   legislador   de   permitir   el   libre   ejercicio   de   estas   profesiones   en   materias   que   eran   de   su   pericia   y   parte   de   la   función   inherente   de   un ingeniero, como lo era la agrimensura.   El   tribunal   ordenó   que   en   aquel   entonces   los   ingenieros   y   agrimensores   resolvieran   su   dilema   dentro   de   su   propia   institución;   lo   que   estimuló la creación de 3 grupo s de trabajo para tratar el asunto a las enmiendas de la ley 399, que definiría las profesiones y su práctica profesional.   A   partir   de   esta   decisión,   el   delegado   del   Instituto   de Agrimensores,   el Agrim.   Julio   Pujols,   comenzó   a   reunirse   con   el   Ing.   Enrique   Ruiz,   para trabajar   enmiendas   a   la   ley   399.   Así   fueron   trabajando   estas   enmiendas   que   eventualmente   se   convirtieron   en   la   ley   173-1988.   No   sin   luchar   por varios   años   contra   viento   y   marea.   Con   el   tiempo,   los   compañeros   ingenieros   se   dieron   cuenta   de   la   esencia   de   nuestra   lucha   y   nos   extendieron   su brazo amigo y su apoyo en esta justa causa.   El   14   de   agosto   de   1988,   se   celebró   la   firma   de   esta   ley,   durante   la   actividad   social   de   la   Asamblea   Anual   del   Colegio   de   Ingenieros   y Agrimensores   de   Puerto   Rico   en   el   hotel   Caribe   Hilton. A   esta   actividad,   asistió   el   Honorable   Gobernador,   Rafael   Hernández   Colon. Acompañando al   señor   gobernador,   se   encontraba   el   Agrim.   Eusebio   Recci   Domínguez,   presidente   del   Instituto   de   Agrimensores,   el   Ing.   José   M.   Izquierdo Encarnación,   primer   vicepresidente   del   Colegio   de   Ingenieros   y Agrimensores   de   Puerto   Rico   y   presidente   del   Instituto   de   Ingenieros   Civiles,   el   Ing. Alberto   Sánchez   Brignoni,   presidente   del   Colegio   de   Ingenieros   y   Agrimensores   de   Puerto   Rico,   y   el   Ing.   Carlos   Morales   Troncoso,   vicepresidente de la Republica Dominicana e invitado de honor de la actividad.

contactos

Correo electrónico:  email@agrimensores.org Dirección postal:  243 Calle Paris PMB 1010, San Juan PR 00917-3632 Junta de Directores:  secretaria@agrimensores.org